Manuel Martín

Blog personal

Tres años sin el Club Deportivo Logroñés

ascenso

Plaza del ayuntamiento. Ascenso a Primera

Hoy, 18 de enero se cumplen tres años desde la desaparición deportiva del Club Deportivo Logroñés. Mi equipo. Aquel con el que descubrí lo que era el fútbol. Desde mi infancia, Las Gaunas, ese estadio ahora convertido en parque y viviendas, era un lugar de peregrinaje cada quince días.

Era muy joven, un poco más que en la actualidad. Mi padre, palentino de nacimiento, cántabro de sentimiento y riojano de adopción, era el que me llevaba al fútbol. No era su equipo (él es del Racing), pero con el paso de los años acabó cogiéndole simpatía. Además, era amigo personal de Abadía. Sí, el ‘Tato Abadía’. Echaban la partida juntos muchas tardes. Para mí eso era lo más. El bueno de Agustín todavía me debe una camiseta que me prometió cuando estábamos en primera. Creo que nunca la veré.

En verano nos apretábamos un poco el cinturón en casa. De esta manera, al llegar la campaña de socios, mi padre y yo podíamos ir a renovar nuestros abonos. Mi madre siempre renegaba. Era muy caro para la economía familiar y eso que íbamos a General. Hoy conoceríamos esa grada como ‘el gallinero’. No lo entendía. Hasta hace bien poquito no ha conseguido entender que aquello era algo más que fútbol. Todavía recuerdo y anhelo una camiseta blanquirroja de manga larga, con el número 11 a la espalda, que tiró a la basura “porque estaba hecha una mierda”. No he estado durante más tiempo enfadado con ella que aquellos días. De vez en cuando le sigo diciendo que me debe una camiseta, como Abadía.

Raúl, Suker, Molina, Ronaldo, Luis Enrique, Gudelj, ‘Piojo’ López… entre otros. Son algunas de las estrellas que pasaron por Las Gaunas y de las que recuerdo como jugaban. También muchas otras, pero como he dicho antes, era muy joven. Más que del fútbol, mis recuerdos son del ambiente, de las personas, de la ilusión con los goles.

“¡Hay Kas, Coca Cola, pipas!” – mítica frase del vendedor que iba de lado a lado del estadio con su cubo. Los partidos contra Valencia o Sporting eran una fiesta. Flipaba con toda aquella gente que venía desde Valencia a Logroño. Tal será la emoción guardada, que se me acaban de poner los pelos de punta al escribir esto, de verdad. Cierro los ojos y veo el estadio lleno. Banderas valencianistas, cánticos, abrazos entre gente con camisetas de equipos distintos… ¡Joder! ¡Cómo lo echo de menos!

Guardo con cariño un escupitajo de Prats. Iba a por el balón, estaba al lado de la valla y se lo tiramos lo más lejos que pudimos. ¡Qué majo Toni! Aquellas vallas de Las Gaunas eran de lo mejor que tenía el estadio. Celebrar un gol ahí subido era la hostia. Una descarga de adrenalina superior a celebrarlo en tu asiento. Las medidas de seguridad han acabado con ellas, lógico y normal. En la memoria de todos siempre estará ese vídeo de Canal+ en ‘Lo que el ojo no ve’: unos chavales intentando sacar el balón a través del pequeño hueco de la valla. Grandioso.

Y hasta aquí. Por hoy ya vale de (buenos) recuerdos del Logroñés. Logroñés a secas. No hacía falta ponerle siglas delante. Me pongo nostálgico y me emociono. Fueron muchas cosas vividas. Las primeras experiencias futboleras, esas que marcan tu vida y te definen como aficionado.

Quizás en el cuarto aniversario de la desaparición deportiva, saque de bueno la pluma para plasmar (buenos) recuerdos blanquirrojos. Pero no podemos olvidarnos de la parte fea. Para ello, me he guardado los tweets que ayer publicó José Luis García Íñiguez y que van a cerrar este post.

Hoy, 18 de enero, es el aniversario de la jornada más triste de la historia del Club Deportivo Logroñés. Tal día como hoy, el histórico Logroñés no se presentó a su partido en Navarrete. Fue su segunda incomparecencia y su muerte deportiva. Desde entonces, el club, sólo vivo como sociedad, permanece secuestrado por Javier Sánchez Sánchez, quien sigue paséandolo por los juzgados. Tres años después no ha habido ni justicia ni un final digno para el club deportivo más grande que conoció jamás La Rioja.

Hace tres años me tocó cubrir la muerte del equipo de mi tierra, de mi equipo. Una de mis jornadas más duras en este oficio. Recuerdo la soledad de la noche, reposando todo lo sucedido, recibiendo la tromba de recuerdos que me invadieron. Fue jodido.

Si habéis llegado hasta aquí, es que alguna vez habéis sentido lo mismo que el que escribe estas líneas. ¡Aupa Logroñés!

P.d. si vais a ver el vídeo que hay al final de este post, coged pañuelos antes de darle al play.

Anuncios

6 comentarios el “Tres años sin el Club Deportivo Logroñés

  1. Jon
    18 enero, 2012

    Aupa el Logroñés!!!!!!

  2. IVAN MONFORTE
    19 enero, 2012

    siempre estara en nuestros corazones!!!AUPAC.D.LOGROÑES!!!!

  3. María
    19 enero, 2012

    Defendiendo tus colores entregado a tu afición! Eres entre los mejores un equipo campeón!

  4. Diego Loza
    31 enero, 2012

    Gran carta y gran video. LOGROÑES SOLO HAY UNO! Cuanto lo hecho de menos!

  5. Pingback: Estadios que desprenden fútbol por sí mismos | Manuel Martín

  6. Pegaso
    18 enero, 2013

    Aupa Logroñés, mi equipo de siempre, siempre en el corazón, nunca te olvidaré.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 18 enero, 2012 por en Deporte y etiquetada con , , , , .
A %d blogueros les gusta esto: